PROPIEDADES DE LA MENTA

La menta puede usarse para trastornos digestivos y respiratorios. Es antiinflamatoria, expectorante, analgésica, antibacteriana, antifúngica, anticoagulante, altitudinal, antioxidante y previene el mal aliento, las caries y gingivitis.

Hay tres tipos concretos de menta, seleccionados por su importancia y usos fitoterapia:

  • Mentha pulegium, sus beneficios tienen propiedades digestivas, antisépticas, antiespasmódicas y de expulsión de gases.  Mentha pulegium abre el apetito, mejora la digestión, reduce gases y los espasmos gastrointestinales.
  • Menta piperita, sus utilidades terapéuticas incluyen propiedades digestivas, analgésicas, antisépticas, mucolíticas, expectorantes y expulsión de gases. Alivia problemas estomacales, como indigestión, gases, hinchazón, retortijones, vómitos o mal aliento. 
  • Mentha spicata, las propiedades incluyen beneficios digestivos, como abrir el apetito o favorecer la digestión. Y ayuda a disminuir los dolores y el sangrado de la menstruación, calmar el estrés, la ansiedad y la depresión.

Contradicciones, riesgos y efectos secundarios de la menta:

  • Si se consume en exceso puede causar cefaleas, irritación intestinal o problemas gastrointestinales
  • No se recomienda en pacientes con insuficiencia renal o hepática
  • El aceite de polea no se recomienda pacientes asmáticos o epilépticos
  • No se recomienda en pacientes anémicos, pues disminuye la absorción de hierro.
  • No consumir durante embarazo o lactancia.
  • No recomendable consumir a menores de 12 años.
FILTROS
Plan de recuperación, transformación y resiliencia